CLINICADACARTILAGEM.COM.BR

Português    English (UK)    |   
 
 
Português    English (UK)   Deutsch    Español    |   
 
 

Abrasión Artroplastica

“Artroplastia de desbridamiento y abrasión” (Abrasion arthroplasty).

Ella es realizada a través de un método mínimamente invasivo denominado “Artroscopia”. Con la artroscopia podemos, a través de dos orificios de aproximadamente 0,5 cm, tener una visión completa de la articulación sin causar más daños y posibilitando una recuperación postoperatoria más rápida.

 

Los resultados obtenidos tras esta técnica son muy animadores y realistas. Ella viene siendo desarrollada en los Estados Unidos y en Alemania por más de 25 años, y los resultados tienen mejorado con el aumento de las investigaciones para asociación con nuevas técnicas, como la utilización de preparados de células madre retiradas de la medula ósea.

En mi experiencia en el centro donde he trabajado en Alemania (lo más renombrado y con experiencia para este tipo de tratamiento en Europa) lográbamos buenos resultados en más de 90% de los pacientes evaluados a través de scores de evaluación internacional y con una media de más de 200 pacientes operados anualmente con esa técnica y con gravísimas condiciones de pérdida total del cartílago articular. Más del 50% de los pacientes retornaban a un nivel similar de actividades deportivas y 40% a un nivel debajo de las actividades deportivas previas.

 

Las técnicas de desbridamiento y abrasión subcondral son, como sugieren los nombres, de los procedimientos distintos. 

  • Por desbridamiento, entiéndese un tipo particular de “aparar” el cartílago que desarrollamos y que permite al cuerpo regenerar el cartílago y no la forma tradicional de regularización que es muchas veces parte de la artroscopia habitual paliativa.
  • Por abrasión, queremos decir, la operación desarrollada hace cerca de 20 años por el Dr. Lanny Jonhson del Estado de Michigan, EUA, un procedimiento que implica escarificar zonas de hueso expuesto, también con el objetivo de estimular el hueso a regenerar el cartílago.

El mecanismo básico subyacente a la regeneración del cartílago en los dos casos consiste en crear quirúrgicamente una superficie rugosa, tipo “sepillo”, en las áreas lesionadas del cartílago o del hueso, a la cual la sangre puede adherir y formar una costra (coagulo) protectora. En conjunto con la técnica denominada de Microfracturas, migran células madre mesenquimales.

Esa costra, por su vez, si no es perturbada, madurará formando una superficie lisa de fibrocartílago que es el objetivo de la operación.
El éxito de estos dos procedimientos depende enormemente de la capacidad técnica del cirujano, porque son operaciones extremamente delicadas.

 

Depende también del cumplimento estricto por parte del paciente del programa de rehabilitación, con algunas excepciones, esto quiere decir no poner más do que 15 kg de peso en la pierna operada por un período de 2 meses después de la cirugía. Sin esta restricción de toda la actividad de carga más pesada, el nuevo cartílago en formación en la articulación no tiene tiempo suficiente para madurar y será destruido por las actividades cotidianas normales.

 

¿Cuándo está indicado el desbridamiento y/o la artroplastia de abrasión?

Si su RMN ha diagnosticado una lesión de grado II o III, el procedimiento recomendado es el desbridamiento (“shaving”). Con lesiones de grado IV, la abrasión o alguna combinación de ambas se torna necesaria. Como ya lo hemos mencionado, si las lesiones son solamente de grado I, la mejor alternativa es un programa apropiado de dieta, ejercicio y nutrientes favorables a las articulaciones. Este régimen también es recomendado para los enfermos después del desbridamiento y/o artroplastia de abrasión.

Infelizmente, ni todos los pacientes con un caso avanzado de artrosis son buenos candidatos. Enfermos obesos, cuyo peso en exceso puede poner presiones inaceptables en él nuevo (o cualquier otro) cartílago, enfermos incapacitados de utilizar muletas por un período prolongado – Ej.: personas con artritis severa u otras limitaciones de hombros o puños, no son buenos candidatos a este tipo de cirugía.

Como regla general, también no recomendamos esta operación a pacientes que presentan una lesión del cartílago circunscrita provocada por traumatismo, enfermedad o cualquier otra causa, pero que de una manera general tengan un cartílago sano. Si la lesión está localizada en el fémur (hueso del muslo) y no en la tibia o en la rótula, siendo menores de que 1 a 1,25 cm², una operación de trasplante de cartílago puede ser una terapéutica alternativa más apropiada.

 

Acesso aos pacientes

¿Recordar contraseña?
¿Recordar usuario?